La tradición.

Mi amigo Enzo, arquitecto, carpintero y gran degustador de sabores siempre me recomendó que al cocinar un plato yo debía tratar de mantener su mismo sabor siempre.

Seguidores

martes, 16 de febrero de 2010

Base de Caldo de Pollo concentrado

Es muy sencilla de preparar y con ella se pueden hacer cubitos de un caldo de pollo concentrado en gelatina. Y es en gelatina porque se prepara con todos los huesos y caparazones que se van guardando cuando uno limpia y prepara el pollo en diferentes ocasiones.

Por lo general comemos las pechugas, las alas y los muslos, desechando el resto. Pues no! Pescuezos, puntas de alitas, caderas, y los huesos de las pechugas si es que las deshuesamos para hacer milanesas, se van acumulando en el congelador de manera que cuando tengamos estas piezas de 3 ó 4 pollos, las descongelamos, las lavamos con limón o vinagre y ponemos a escurrir.

Entre tanto calentamos la olla engrasada, le agregamos una cucharada de aceite y cocinamos este montón de huesos por unos 10 minutos, hasta que se doren, moviéndolos frecuentemente. Luego agregamos suficiente agua a la olla, que rebase los huesos. Cocinamos por una hora a fuego fuerte. Si es necesario, agregamos más agua a la mitad de la cocción.

No hay que añadirle más nada, tan solo una poquita sal al final de la cocción. Dejamos reposar y luego envasamos en pequeños recipientes, pequeños porque realmente el caldo queda sustancioso y muy concentrado, y los vamos a usar en diferentes preparaciones, por ejemplo, para darle sabor a un arroz, para hacer sopas, salsas, en fin, para lo que se quiera saborear con cubito de pollo.

También se puede tomar del caldo antes de congelar, una buena porción y preparar una deliciosa sopa con verduras, el sabor es exquisito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada