La tradición.

Mi amigo Enzo, arquitecto, carpintero y gran degustador de sabores siempre me recomendó que al cocinar un plato yo debía tratar de mantener su mismo sabor siempre.

Seguidores

viernes, 15 de enero de 2010

Pan de Vida I

Panecillos rellenos con delicateses, dulces o saladas.

Ingredientes

1 kilo de harina todo uso
3 tazas de agua hervida con una pizca de canela
9 cucharadas de melaza de papelón espesa
4 cucharadas de levadura
12 cucharadas de afrecho
3 cucharaditas de sal
6 cucharadas de azúcar morena
4 moldes engrasado

Preparación

Se prepara una melaza de papelón reduciendo el agua hasta que la melaza esté bien espesa.

Se hierven las tres tazas de agua con la pizca de canela, se le agregan las 9 cucharadas de melaza de papelón y se deja entibiar para preparar la levadura.

Se agregan las 4 cucharadas de levadura y se pone a leudar en sitio cálido de la cocina, resguardado de corrientes de aire, por unos 15 minutos.

Se mezcla el kilo de harina con las 12 cucharadas de afrecho, las 6 cucharadas de azúcar morena y las 3 cucharaditas de sal

Se agrega harina a la levadura hasta que la masa no se pegue de los dedos y se amasa bastante hasta obtener una masa suave y maleable; se deja leudar en fuente que la rebase, ubicada en sitio cálido de la cocina, sin que le peguen corrientes de aire y tapada con un pañito de cocina limpio mojado y muy bien exprimido
Una vez leudada la masa, se vacía del molde a la mesa enharinada, se pican 4 panes del mismo tamaño y sin manosearlos se colocan suavemente cada uno en su molde.

Se dejan leudar los panes hasta que levanten bien

Se precalienta el horno a 170ºC y se hornean hasta que levanten y doren, de 20 a 25 minutos, depende del grueso de loa panes.

Esta masa es deliciosa también para hacer panes con diversos rellenos; tanto dulces como salados, de tu propio ingenio; una vez vaciada en la mesa , se estira la masa con el rodillo, sin amasar, del grosor de acuerdo al pan o panecillos diferentes que te has propuesto elaborar; según la forma que darás al pan los rellenos que les vas a poner, depende de tu creatividad y tus objetivos; rellenas tus panes y dejas leudar un de 5 a 10 minutos más, prendes el horno a 150ºC y horneas hasta que doren

Esta masa es producto de lo que Vidalina Rodríguez Cabrera aprendió de su abuela materna, quien según recuerdo era oriunda de la Isla de Trinidad, por la misma rama sobrina del gran declamador de la poesía venezolana Rafael Cabrera, familia portadora del gen del oído musical; en una ocasión las dos asumimos emprender la elaboración y venta de panes rellenos con delicateses. De su cuerpo salió la masa y del mío los rellenos.

El producto fue de un éxito rotundo pero la microempresa lamentablemente se disolvió, tuvimos la fuerza para ponernos de acuerdo, complementarnos y emprender un negocio; de mucho trabajo porque éramos las dos para todo, en nuestras horas libres porque teníamos que trabajar para mantenernos; hasta lograr hacer una cartera de clientes, pequeña pero muy selecta, de renombradas y muy gustadas cafeterías de Sábana Grande, La Florida, La Campiña, Chacao, Los Palos Grandes y Altamira.

El negocio no prosperó porque la niña tuvo que irse de Caracas por razones personales y como es obvio, yo sola no pude seguirlo ni conseguir otra loca como Vidalina, que a la vez de zumbada, fuerte y trabajadora, posee en su plexo solar la magia del pan. Yo no la tengo, pero le echo pichón de vez en cuando. Lo más importante es que quedaron la receta del Pan de Vida y la del Pan Integral Casero como creaciones nuestras de masas básicas para hacer panecillos rellenos con delicias.

Las delicias de rellenos salados fueron de mi creación contando con la buena voluntad y los aportes de Vidalina, así como ella aceptaba mis sugerencias y las incorporaba a la magia de sus manos para elaborar masas y dulces. De esas delicias tendré que hablar en otro capítulo, pero aquí puedo mencionar algunas de los productos de panecillos rellenos de guiso de pollo, los de acelga, espinaca o brócolis con salsa bechamel y queso parmesano, los de jamón planchao con piña almibarada, los de cascos y mermelada de guayaba, los de cascos de guayaba con queso ricotta, los de dulce de guanábana con almendras, los de delicada de rosas, por animarte con algunas combinaciones que se nos ocurrieron en ese estado alucinante de la creación de olores y sabores alimenticios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada